Señales de que su cuerpo está bajo estrés

El estrés en general es un estado en el que hay presión. Esta presión puede ocurrir por varias razones. Partiendo de problemas relacionados con lo físico como la presencia de una determinada enfermedad, eventos emocionales como la tristeza o presión psicológica por ejemplo por preocupación o miedo a algo.

El cuerpo responderá cuando haya estrés. En la fase aguda, el cuerpo liberará hormonas como el cortisol y la adrenalina que hacen que el cuerpo esté más alerta, se concentre más y aumente la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Cuando pasa la fase de estrés agudo, el cuerpo volverá a su fase normal.

Sin embargo, si el estrés persiste, esta condición se llama estrés crónico. En condiciones de estrés crónico, también habrá cambios en el cuerpo. Y estos cambios también se pueden sentir físicamente.

Lea también: ¡Deje de pensar demasiado, siga los siguientes consejos!

Problemas físicos como señal de estrés corporal

Los siguientes son algunos problemas físicos que pueden ser una señal de que el cuerpo está bajo estrés.

1. Dolor de cabeza, cuello y hombros

El estrés puede causar dolor de cabeza de tipo tensional caracterizado por dolores de cabeza y también alrededor del cuello y hombros. El dolor que se produce generalmente se caracteriza por una sensación de tensión. Además de los dolores de cabeza, el estrés también puede provocar migrañas.

2. Se siente como si tuviera algo atascado en la garganta.

¿Alguna vez ha sentido que Geng Sehat tenía un nudo en la garganta que le dificultaba tragar cuando estaba bajo estrés? Esta condición también se conoce como sensación de globo. Esto sucede porque los músculos del área de la garganta se tensan y se siente como si algo estuviera atorado en la garganta.

3. No sentir hambre

El tracto digestivo es una parte del cuerpo que se ve afectada por el estrés. El estrés hace que el vaciado gástrico se ralentice, como resultado, sentimos menos hambre. Por lo tanto, en condiciones estresantes, una persona suele sentir una disminución del apetito.

Lea también: ¿Hambriento? ¡Quizás estas 12 cosas sean la causa!

4. El estómago se siente incómodo

Disminuir el vaciamiento gástrico, además de hacernos sentir menos hambrientos, también puede hacer que el estómago se sienta lleno e hinchado. El estrés también estimula la producción de ácido estomacal excesivo, lo que hace que el estómago se sienta incómodo y esta condición puede desencadenar la aparición de enfermedades relacionadas con el ácido estomacal como: La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) o reflujo laringofaríngeo (LPR) en el que el ácido del estómago se eleva hacia el esófago y la garganta.

El estrés también puede estimular la inflamación en el tracto digestivo porque el estrés activa las células de los linfocitos T. Por lo tanto, el estrés puede causar una condición llamada síndrome del intestino irritable o SII caracterizado por calambres, dolor abdominal, diarrea o estreñimiento.

5. El pecho se siente apretado

En condiciones estresantes, especialmente aquellas relacionadas con la ansiedad, el cuerpo producirá la hormona adrenalina. Esta hormona aumentará la frecuencia cardíaca y hará que el pecho se sienta apretado.

6. Dolor de espalda

En momentos de estrés, el cuerpo suele respirar más rápido. Esto provoca rigidez y aumento de presión en la espalda y el cuello, lo que sentiremos como un dolor en la zona de la espalda.

Chicos, esos son 6 signos físicos que pueden ser una señal de que estamos bajo estrés. Por lo general, estos signos son leves o no graves. Si aparecen estos signos, nos ayuda a identificar la causa del estrés que estamos viviendo. Se pueden realizar actividades de relajación simples para reducir el estrés y así reducir los signos de estrés mencionados anteriormente.

Si estos signos son graves y no se pueden resolver con una simple relajación, es una buena idea que Healthy Gang visite a un médico para recibir tratamiento adicional. Sin embargo, identificar y abordar la causa del estrés seguirá siendo lo principal para poder superar todos estos síntomas perturbadores.

Lea también: ¿Dolor de espalda mientras trabaja desde casa? ¡Ésta es la solución!

Referencia:

McEwen, B. y Sapolsky, R., 2006. Stress and Your Health. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 91 (2), págs. 0-0.

Yaribeygi, H., Panahi, Y., Sahraei, H., Johnston, T. P. y Sahebkar, A. (2017). El impacto del estrés en la función corporal: una revisión. Revista EXCLI, 16, 1057–1072.

Mensajes recientes